Edificio Manantiales. Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been text ever since the 1500s.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Autor
Luis Izquierdo W.,  Antonia Lehmann S.B., Raimundo Lira V., José Domingo Peñafiel E.
Colaboradores
Miguel Villegas G, Luis Soler P. y Asociados (ingeniería estructural)

Ubicación
Isidora Goyenechea, Las Condes, Santiago de Chile
Superfice edificada
9.535,80  + 7.007,00  subterráneos
Año proyecto
1997-1999

El proyecto consiste en un edificio de oficinas de plantas libres para la venta, y locales comerciales a nivel de calle, frente a una plaza en un sector de Santiago que se ha densificado de un modo irregular y fragmentado. Este tipo arquitectónico se caracteriza por el levantamiento repetido del suelo en altura, como un loteo vertical. El esfuerzo estructural del izamiento de los pisos, la construcción erguida, constituye su problema arquitectónico principal.

Proyectamos un volumen de 17 pisos con forma de paralelepípedo regular, cayendo directamente al suelo en la esquina abierta a la plaza, abrazada por un volumen más bajo y cerrado, de 10 pisos hacia el interior de la manzana. Quisimos centrar el interés del volumen arquitectónico en la solución y expresividad de la estructura, que ha quedado expuesta al colocarse por fuera de la piel de cerramiento. Preferimos una arquitectura con cuerpo, espesor y sombras por sobre una de virtualidades laminares y brillos.

Las fachadas de la torre muestran la mera superposición de pisos abiertos al máximo a la luz natural y a las vistas lejanas con ventanales corridos. Los antepechos son vigas invertidas soportadas por la mínima repartición de pilares cilíndricos, en una distribución variable según las cargas en la altura del edificio. La asimetría estructural dada por la mayor rigidez de los muros portantes perforados del volumen envolvente respecto a la elasticidad de las fachadas de la torre hacia la plaza, produciría momentos de rotación y oscilaciones en los pisos altos, que fueron neutralizados por una retícula variable de pilares diagonales capaz de compensar las rigideces del edificio.  El diseño de las fachadas de la torre corresponde a la ecualización de las rigideces de un volumen asimétrico, tendiente a emparejar las cargas de los pilares cilíndricos, que tienen igual sección y similar resistencia.

La dificultad estructural resultante del descalce de las plantas de la torre de oficinas respecto de la planta de estacionamientos subterráneos —ambas compuestas y dimensionadas según sus propias leyes específicas —se resuelve trasladando progresivamente las cargas al piso 1. Las fachadas muestran así el diagrama estructural de cargas estáticas y dinámicas, reflejando la condición inestable de nuestro suelo sísmico.