Casa del Peregrino, Templo Votivo de Maipú

Autor: Luis Izquierdo W., Cristián Izquierdo L., Antonia Lehmann S.B.

Ubicación: Costado sur del parque circundante al Templo Votivo de Maipú

Año proyecto: 2010

La Casa del Peregrino contiene diversos lugares para la recepción de visitas y oficinas del Templo Votivo de Maipú, que dispusimos en un piso bajo un mismo techo, conectados por una galería en torno a un patio de acogida. Los recintos se agrupan en cinco unidades correspondientes a: Recepción, Oficinas, Servicios Generales, Salas de Atención y Capilla. Por entre la separación de estas unidades cerradas se abren pasos entre los jardines de alrededor y el patio central, dándole continuidad al parque y conservando los árboles de valor existentes. El lugar central de este proyecto, donde se han de congregar los peregrinos, es un patio circular, con la Cruz en su centro, desde el cual se accede a los diversos recintos que contempla el programa para acogerlos. Este patio de acogida se abre en dirección al acceso principal desde la calle de la Patria, al Patio de la Virgen, y al Templo. El Patio de la Virgen, con una planta cuadrada enfrente a la escalinata existente para el acceso lateral del Templo, se constituye en un atrio, con un espejo de agua que contiene la imagen de la Virgen. Los peregrinos podrán entrar y salir de la Casa de Acogida al Patio de la Virgen, o pasear por el parque, siempre caminando en un suelo llano, sin tener que decidirse a subir o a bajar. Esta Casa del Peregrino es un pabellón de un piso dentro de un parque, que no presenta fachadas diferenciadas, frontal, lateral o trasera, sea en un volumen unitario o fragmentado, sino, más bien, un cuerpo delimitado por una cinta ondulante que en su desarrollo interpenetra el edificio con el parque y define una línea continua de contorno que conforma a la vez la concavidad mayor del Patio de Acogida y las entrantes secundarias del jardín circundante.

La cubierta es una losa horizontal apoyada en una columnata perimetral. Todos los cerramientos exteriores y tabiques interiores son particiones no soportantes, quedando la planta libre para permitir futuros cambios sin afectar la estructura del edificio. Los pilares, de sección cuadrada, de 24 por 24 cms, (con bajadas de agua de lluvia incorporadas de 10cms de diámetro) están puestos girados en 45 grados respecto de la línea curva de la viga perimetral con la cual forman una estructura aporticada, alineando su diagonal con el eje de esta viga para obtener una máxima rigidez en los marcos, con una mínima sección de fuste. Los pórticos de la cinta de fachada se conforman así con las aristas de pilares y de las soleras superior e inferior, de modo de no entorpecer la continuidad de sus curvaturas con las facetas planas de los pilares.

A todos los recintos del programa se accede desde la galería en torno al Patio de Acogida, asegurando su condición de lugar de encuentro. Estos recintos se ordenaron secuencialmente dejando en un extremo la Capilla y en el otro, la Sala de Información, recibiendo al visitante que llega desde la calle-rambla De La Patria; al fondo del patio se encuentra la Cafetería (alguna de cuyas mesas podrían sacarse al exterior). La cocina y las bodegas quedan inmediatas a la Calle Del Pontífice, con acceso de servicio directo.

La planta de la Casa del Peregrino conjuga la configuración interna, el emplazamiento relativo y las dimensiones de los recintos, a partir de los requerimientos propios de cada uno de ellos, con la conformación del edificio como un continuo unitario determinado a su vez por las solicitaciones externas propias de su emplazamiento.

Bibliografia

“Casa del Peregrino y residencia sacerdotal Santuario de Maipú”. AOA. Arquitectura Chilena Contemporánea (15): 132-135. Chile, Noviembre 2010.